papulas perladas en mujeres

Pueden Encontrarse Papulas Perladas en Mujeres?

La posibilidad de que esta condición se presente en las mujeres es muy inferior al número de casos que se presentan entre la población masculina. De hecho, el porcentaje de hombres que presentan pápulas perladas en sus genitales comienza a partir del 8 por ciento, mientras que los casos de papulas perladas en mujeres comienzan en un 1 por ciento de la población.

Como muchas condiciones de salud sexual, en las mujeres puede resultar algo más difícil de identificar. Las pápulas perladas se presentan en el interior de los labios menores y en la vulva, y es por eso que no son tan evidentes como en los hombres, cuyo glande se encuentra expuesto. Esta condición, cuando se presenta en las mujeres, a veces toma el nombre de “papilas vestibulares de la vulva”.

En muchos casos, la inexperiencia de un médico al respecto de esta condición puede resultar en un diagnóstico equivocado, al confundir las pápulas perladas con síntomas del Virus del Papiloma Humano (VPH o HPV por su sigla en inglés). A diferencia del VPH, las pápulas perladas que pueden encontrarse en el interior de los genitales femeninos no son síntoma de una enfermedad de transmisión sexual, también llamadas ETS, y de hecho no son una enfermedad en absoluto.

Las pápulas perladas ubicadas en los genitales no son causantes de dolor, no provocan molestias ni son contagiosas. De hecho, pueden llegar a aumentar la sensibilidad del área genital de una forma estimulante.

¿Por qué se manifiestan las papulas perladas en mujeres?

Las pápulas perladas son glándulas sebáceas que cumplen con una función de humectación de la piel. Aparecen en la edad del desarrollo sexual, y pueden mantenerse vivas y activas hasta la menopausia y la madurez. Su existencia se vuelve cada vez menos visible con el paso del tiempo.

Pero, ¿por qué se presentan estas pápulas? Se sabe que son de origen hereditario, y que se trata de un sistema de humectación de la piel. Su aparición no tiene relación alguna con la higiene personal, con la actividad sexual previa ni con condiciones de humedad y descuido. No son, en ese sentido, como los hongos. Y, sobre todas las cosas, es importante saber que no son contagiosas.

En términos técnicos las papulas perladas en mujeres suelen producirse debido a la acumulación o la exudación excesiva de secreciones con alto contenido de grasas y poliglicanos que no pueden ser eliminados por encontrarse alguna obstrucción de los poros de la mucosa, o por encontrarse en la cara interna de la dermis. Al no poder desecharse, se secan y provocan una pequeña papila o pápula en los labios menores, que se extienden de forma simétrica a ambos lados.

¿Cuál es el tratamiento para las papulas perladas en mujeres?

En primer lugar, hay que recordar que las pápulas perladas, tanto en órganos genitales masculinos como femeninos, no generan complicaciones médicas de ningún tipo. No solo no son malignas ni contagiosas, sino que tampoco interfieren en el desarrollo de la vida sexual. De hecho, las pápulas perladas pueden llegar a generar una zona de gran estímulo en los órganos íntimos de la mujer, si se sabe aprovechar su presencia.

Algunos profesionales de la medicina sugieren que las papulas perladas en mujeres deberían ser tenidas en cuenta como potenciadores del placer sexual de femenino, en lugar de difundirse con términos científicos en latín que solo causan miedo y desazón.

De todos modos, y aunque es posible vivir saludablemente con esta condición, existen personas, tanto hombres como mujeres, que deciden, por razones estéticas, dar tratamiento a las pápulas perladas.

Si bien se encuentran en circulación una serie de recetas de remedios caseros para las pápulas, se debe hacer caso omiso a estas sugerencias, pues no se trata de métodos seguros ni son respuestas médicas. Lo correcto es presentarse a la consulta de un dermatólogo, que sabrá tratar la condición de la forma adecuada.

Finalmente, no se debe olvidar que las papulas perladas en mujeres y en hombres son una condición física que no tiene mucha difusión, y por eso es más probable que su descubrimiento cause desconcierto y miedo. Pero no se debe entrar en pánico, sino recordar que es una condición inofensiva, en la mayoría de los casos apenas perceptible, que no debe ser motivo de miedo, discriminación o sufrimiento alguno.

Ayudame a compartir este articulo!
    0 replies

    Leave a Reply

    Want to join the discussion?
    Feel free to contribute!

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>